¿Por qué adquirir piscinas desmontables?

Las albercas desmontables son excelentes alternativas para espacios reducidos como jardines patios y azoteas, no requieren de mantenimiento continuo a comparación de las fijas y proporciona diversión y entretenimiento en climas de calor. Si una piscina pública está saturada el asistir a una de ellas implica una distancia considerable, las albercas desmontables pueden cubren esta necesidad a bajo costo.

Son de diferentes materiales y diferentes medidas, que se adaptan a cualquier exigencia ya sea para familias pequeñas, grandes o niños.

Tipos de albercas

Inflables

Usualmente hay una gran variedad para niños. Su durabilidad está sujeta los materiales que se utilizaron para su elaboración, son compactas y de distintas formas. La base suele ser de plástico y la parte inflable es la parte que le da rigidez y forma a la alberca. Son económicas e integran bombas de aire para poder instalarlas de manera sencilla.

El material que más esta involucrado en estas es el vinilo mientras que otra de mayor volumen están equipada con una estructura de metal como soporte.

Tabulares

Son materiales que se arman de forma sencilla aun que requieren de más tiempo. Esta hechas de con material de acero y liner de PVC para aguantar la presión del interior. Estas son ideales para mantenerlas montadas por días o incluso semanas

Piscinas de chapa rígida

Están formadas de dos capas de PVC con lamina intercalada lo que las hace más resistentes y durables. Su cubierta imita ciertos materiales como piedra y madera para decoración y son dentro de las desmontables las más funcionales

Madera

Su construcción incluye madera resistente y duradera especiales para evitar su descomposición. Es visualmente la más bonita y la más acogedora. Existen algunos diseños de materiales compuestos como madera y plástico para un mejor funcionamiento.

Al colocar alguna de estas albercas debemos asegúranos que sea en condiciones de suelo resistente y que no representen un riesgo en seguridad (como balcones) al igual ser montadas en superficies que no dañen el material de la alberca si es que queremos mantenerla en buen estado por un tiempo.